La Charla hermana

«Unión en las luchas contra la violencia»

Nuestras historias personales -nuestras vivencias-  y nuestros sistemas de creencias definen nuestra visión del mundo.

En el activismo, las personas también nos identificamos en mayor o menor medida con diferentes causas, que en muchas ocasiones confieren un sentido a nuestras vidas, a nuestra forma de actuar y a nuestras propias dolencias y a nuestra identidad.

Alerta: si el activismo se convierte en el eje de nuestra identidad, tenemos un problema. 

Como especie, somos muy territoriales con nuestro ego, y si el ego se nutre de una lucha, podemos perder el juicio crítico sobre el rumbo de esa causa; podemos perder el panorama general.

Desde el activismo, podemos mirar alrededor y reconocer que existen incontables problemas, en múltiples niveles, que nos piden involucramiento. La pregunta es: ¿Cómo podemos hermanarnos con las demás causas sin caer en los pormenores que nos separan? 

¿Cómo hacemos crecer la unidad en torno a lo que tenemos en común y dialogamos sobre las diferencias sin terminar en aguas divididas?

Hay una raíz común en el racismo, el sexismo, el especismo, la pobreza y los refugiados políticos o climáticos. Hay vulnerabilidad y hay opresión. Hay beneficiados y hay lo opuesto.

La complejidad del entramado de problemas de vulnerabilidad requiere más que nunca que aprendamos a ser asertivos y a dialogar para hacer avanzar a la sociedad en la dirección de la justicia.

Si te interesa que dé esta charla en tu organización, podés contactarme a través de este formulario: